Recorridos por el Entorno

La Somoza y el Valle del Burbia 

Villafranca es la cabecera de estas dos subcomarcas que constituyen la Comarca Berciana. La antigua Merindad de La Somoza, constituida por Paradaseca, Burbia, Ribón, con el barrio de San Cosme, Vilardaceiro, Teixeira, Porcarizas, Veigueliña, Pobladura de la Somoza, Prado y Paradiña es lugar que hay que recorrer detenidamente en su geografía y en su historia. Es, por tanto, una ruta recomendable para aquellas personas que practican senderismo o para los aficionados a profundizar en nuestra historia.

Para los primeros no se pueden perder el recorrido hasta Burbia y Campo del Agua. Hay una pista de tierra que conduce desde Campo del Agua hasta Porcarizas o hasta Teixeira. Las manchas verdes de acebo, las matas de robledal... las antiguas brañas y alzadas de Las Charcas nos recordarán las tradicionales formas de aprovechamiento del terrazgo en las estribaciones de la Sierra de Ancares.

Cualquiera de los pueblos de La Somoza merece por sí mismo un recorrido detenido, pero especialmente Teixeira, en la que sus hórreos de cubierta de paja a cuatro aguas nos muestran esa arquitectura tradicional del Bierzo Oeste viva.

De su raíces en la cultura castreña vamos avanzando a los tiempos en que Roma buscaba ávidamente el oro que arrastraban nuestros ríos o encerraba la entraña de nuestra tierra. Desde Burbia se puede hacer el seguimiento de los canales que facilitaban la grandiosa obra de ingeniería aurífera descrita por Plinio como la "ruina montium". A la salida de Burbia en la pista que nos conduce a Campo del Agua y Aira da Pedra hay que detenerse a contemplar el puente romano cubierto de hiedra.

En otro salto en este repaso cronológico, tenemos que recordar los tiempos de la reina doña Urraca, la hija de Alfonso VI, que concedió carta de nobleza a todos los habitantes de la Merindad en atención a los cuidados que le habían prestado en sus múltiples viajes de Castilla a Galicia, evitando los caminos más transitados, escapando de los seguidores de su marido Alfonso I de Aragón, El Batallador, y buscando la protección de Gelmírez en Santiago. Los viejos lugareños de San Cosme o los de Paradaseca inmediatamente nos enseñarán el hórreo en que dio a luz Doña Urraca, hoy reconstruido en Paradaseca. De finales del siglo XVIII datan los informes de Munárriz y Datolí, técnicos enviados por la Academia de Artillería de Segovia que se desplazan a La Somoza, conocedores del potencial hidráulico de sus ríos y de la abundancia de robles en sus bosques, para instalar una fábrica de hierro. En Ribón, en la otra orilla del Burbia podemos contemplar hoy los restos de la Real Fábrica de Hierro Tirado de San Fernando, por Fernando VII.

subir